Torres Turismo

Situación

Situación

En la parte norte de Sierra Mágina, a las faldas del Cerro de la Vieja, se sitúa Torres. La localidad –elevada a 888 metros sobre el nivel del mar- se extiende por el valle del río Torres y está delimitado por las cumbres de Sierra Mágina, Almadén, Cárceles, Morrón y Aznaitín. Torres ocupa 8.048 hectáreas y limita con los municipios de Jimena al norte, Mancha Real al oeste, Albanchez de Mágina al este y Pegalajar y Cambil al sur.

El escenario en el que se ubica es en su mayor parte terreno forestal, en el que la abundancia de agua y las zonas de vegetación arbórea –donde predominan los pinos y encinas autóctonos– hacen de este pueblo el lugar ideal para disfrutar unos días solo o en compañía. Además del cultivo del olivar, como es característico en toda la provincia, también hay que destacar el del cerezo.

Si nos dirigimos al pueblo a través de la carretera de Mancha Real, gozaremos de un paisaje de campiñas de olivares hasta que unos enormes arcos en los que parece colgarse la Iglesia Parroquial aparecen en el horizonte para indicarnos que ya estamos cerca. En la cima del caserío, aún se observan los restos de la fortaleza de los calatravos y del recinto amurallado que rodeaba al centro del pueblo en la época medieval. Al lado, se dibuja el entramado urbano de casas blancas asentadas en calles empinadas, jalonado por pilares de los que brotan agua y nos hacen recordar que la historia de Torres siempre ha estado ligado a ella.

Entre los monumentos que son de visita obligada se encuentran la Parroquia de Santo Domingo Guzmán, construida en el siglo XVI; el reloj de la Muralla, de 1933; ‘La Puente’, construida por Andrés de Vandelvira en 1565 para acceder a Los Molinos; o el Palacio de los Marqueses de Camarasa, también conocida como Casa de los Cobos, cuyo origen se remontan a 1565 y fue declarada monumento histórico artístico por la Dirección General de Bellas Artes.

Comparte en tus redes sociales! Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+